“Quizá el perdido no fue el perro                                                     sino el dueño”

 

Manuel Navarrete López